Opinión. Proteger a los menores requiere inversión estatal

Mesa Editorial del Austin American – Statesman

Los problemas que enfrenta el Programa de Protección al Menor y a la Familia (CPS) han persistido por varios años. En los últimos diez años los legisladores estatales han pedido que se reorganice, han establecido programas piloto y han pedido que se realicen auditorías internas.

Sin embargo la agencia continúa en estado de crisis. Un reporte realizado por el Departamento de Servicios para la Familia y de Protección (DFPS) de Texas, muestra que los trabajadores sociales de CPS en Texas encargados de investigar casos de presunto maltrato y descuido de niños, invierten solo 26% de sus horas laborales visitando a los niños y sus familias. El resto del tiempo lo utilizan para procesar la documentación requerida y demás distracciones burocráticas.

Cada año los trabajadores sociales tienen que investigar cerca de 160,000 casos de descuido a través del estado, así que es necesario prestar atención a esta situación cuanto antes.

Durante el año fiscal 2013 de la agencia, 156 de las 804 muertes infantiles se debieron a maltrato y descuido de los niños, según el DFPS de Texas. 59% de los niños murieron debido a descuido y 41% a maltrato, a causa ya sea de trauma, apuñalamiento o sofocamiento. El departamento tenía documentación en 72 de estos casos, 23 de ellos eran casos abiertos de CPS cuando murió el menor.

Uno de los problemas que se debe solucionar primero, ya que es el que más afecta a la agencia, es el de reducir el porcentaje de trabajadores sociales que abandonan la agencia. Actualmente en algunas regiones los que parten constituyen el 40%. Los analistas sugieren que se disminuyan los requisitos y pasos que tienen que seguir durante la investigación para que puedan pasar más tiempo con los niños.

Asi mismo, hay que reducir el número de niños que se le asignan a cada trabajador social.
Actualmente manejan un promedio de 33 casos. La Liga Estadounidense para el Bienestar Infantil recomienda un máximo de 12 casos por cada trabajador social.

También es necesario resolver el problema de los casos pendientes. En 2012, el Condado de Travis reportó que 44% de sus casos estaban pendientes y el 33 % en el Condado de Williamson.

Otro problema que ocasiona las dificultades de retención son los sueldos de los trabajadores sociales. El sueldo promedio anual para un trabajador social del sistema fue de $34,516 en 2011. Mientras que el de un empleado municipal es de $56,843.

Es hora de que el Departamento de Servicios para la Familia y de Protección de Texas desempeñe la labor que indica su nombre y proteja a las personas más vulnerables del estado.

Es necesario que se implementen los cambios necesarios, hoy mismo.

Deja Responder