Obama visita Texas, pero no la frontera

(AP) La crisis humanitaria en la frontera entre México y Estados Unidos se está convirtiendo cada vez más en una responsabilidad política para el presidente Barack Obama, dando a los republicanos una nueva oportunidad para cuestionar la competencia de su administración y complicando el debate sobre las fracturadas leyes de inmigración nacionales.

A pesar de todo, Obama se resiste a visitar la frontera durante su viaje de recaudación de fondos de dos días a Texas, donde llegará en la tarde del miércoles. En su lugar, Obama tendrá una reunión en Dallas, a cientos de kilómetros de distancia, donde tiene previsto discutir la crisis con los líderes religiosos y las autoridades de Texas, incluyendo el gobernador republicano Rick Perry.

El viaje de Obama se produce un día después de que su petición de 3,7 mil millones de dólares al Congreso para los gastos de emergencia ocasionados por la problemática en la frontera.

Deja Responder